Cada rincón de Colombia tiene su video

Por: 
Andrea Melo / @Andreasemarea7

 

El videoarte en Colombia no solo se hace en las principales ciudades, como suele creerse. Existen redes de gestión cultural y artística que se han preocupado por recoger trabajos de cada rincón del país como la gira Vuelta a Colombia, que reunió a más de ocho colectivos en una apuesta por visibilizar los productos audiovisuales locales.

La Bienal de Coltejer de 1970, celebrada en Medellín, fue el primer evento de arte en Colombia en el que se utilizaron recursos de video y televisión; seis años más tarde, el Centro Colombo Americano decidió hacer una exposición sobre esta disciplina con obras que participaron en la XIII Bienal de São Paulo, Brasil, que comprendía más de 32 obras de los más destacados videoartistas norteamericanos, entre ellos, Bruce Nauman, Vito Acconci, John Baldessari, Allan Kaprow, Les Levine, Peter Campus, Steina y Woody Vasulka, Andy Warhol y Nam June Paik con su célebre instalación Video jardín.

A partir de entonces, artistas como Raúl Marroquín, Sandra Llano, Carlos Santa o Rodrigo Castaño se han consolidado internacionalmente como los mayores exponentes de video experimental de nuestro país a pesar de la poca difusión mediática de sus trabajos.

 

Actualmente las bienales, galerías, convocatorias públicas y colectivos artísticos han permitido que tengamos contacto con obras de altísimo nivel provenientes de todos los rincones del país; sin embargo, la labor de grupos que no están en las grandes ciudades de Colombia a veces se pierde dentro de las mecánicas burocráticas de la cultura.

La Vuelta a Colombia se plantea como una muestra de video itinerante que articula el sentir y palpitar audiovisual de artistas de ciudades como Bogotá, Medellín, Pamplona, Puerto Colombia, Pereira, Popayán, Bucaramanga y Cali. Más allá del ejercicio creativo, se le da prioridad a la conformación de redes audiovisuales que permitan consolidar los trabajos individuales en un movimiento que rescate y difunda los trabajos de amateurs y profesionales en esta área.

Hoy quisimos aprovechar esta propuesta para mostrarles el trabajo de estos ocho colectivos que llevan años construyendo espacios de arte en sus comunidades.

 

La Plástika Rayada (Cali)

Ana María Rosero y Arley Candamil crearon La Plástika Rayada en el año 2005 como un espacio sin espacio, es decir, que no se limita a accionar desde un lugar físico sino desde lugares abandonados por toda la ciudad en una apuesta por apropiarse de estos territorios. Ya cuentan con más de diez exhibiciones autogestionadas en su haber. Buscan funcionar como una plataforma y un laboratorio que permita visibilizar las producciones, no solo de artistas de Cali sino de artistas de nivel nacional e internacional. “Para nadie es un secreto que existe una rosca en el arte y precisamente la red que se tejió en la Vuelta a Colombia es una reacción a eso”, afirma Ana María Rosero.

Camilo Aguirre

 

RED Project (Pamplona)

El proyecto RED nace como una iniciativa artística y de reflexión a partir de un proyecto académico alrededor de la utilización de todo un corpus de imágenes subidas en redes sociales por nosotros mismos. Desde chat primigenios para luego pasar a las florecientes redes sociales, Liliana Caycedo hizo un ejercicio de selección y clasificación de imágenes que, más allá de quedarse en el ejercicio artístico, se volvió un ejercicio de conocimiento y reconfiguración de las relaciones con nosotros mismos y lo que nos rodea.

Liliana Caycedo

 

 

Piso Alto.com.co (Medellín)

En un piso alto de la ciudad de Medellín, un grupo de amigos decidió unir esfuerzos para ofrecer servicios complementarios al campo cultural; las mismas labores que llevan haciendo por años, de manera individual, pero ahora juntos, formalizados y abiertos a necesidades, no solo del campo profesional del arte sino residencial y empresarial también. Son un grupo de profesionales de las artes, la arquitectura, el diseño, la comunicación y la administración que se ocupan de conceptualizar, construir o simplemente apoyar proyectos artísticos y expositivos, además de brindar servicios complementarios al campo cultural como alojamiento y espacio de trabajo para artistas y arquitectos.

Luisa Botero

 

 

Galería La Mutante (Bucaramanga)

La Mutante es una plataforma para el arte contemporáneo que surgió hace ocho años en Bucaramanga y busca impulsar el arte contemporáneo y los artistas emergentes a través de distintas estrategias como residencias artísticas y publicaciones. “Nació por inconformidad de muchos amigos que no encontrábamos espacios o dinámicas culturales suficientes y decidimos empezar a hacer cosas por nuestra cuenta”, dice Efraín Marino, miembro del colectivo.

 

 

Colectivo 83 (Popayán)

El Colectivo 83 es un grupo de trabajo interdisciplinar residente en la ciudad de Popayán dedicado a la realización de proyectos curatoriales de artes visuales y a la gestión cultural en espacios no convencionales e institucionales. Desde su fundación en 2011 hasta la fecha, ha realizado cuatro proyectos de exhibición y de formación de públicos: dos exposiciones colectivas y dos laboratorios de artes visuales que cuentan también con procesos de exhibición realizados en conjunto con el Ministerio de Cultura. Tres de estas producciones se han realizado en la ciudad de Popayán y una en la ciudad de Bogotá.

 

 

La Tostadora (Pereira)

La Tostadora es un proyecto curatorial de video arte que comenzó en 2010 conformado por Valentina Trujillo y Andrés Cuartas, quienes han realizado varias muestras regionales, nacionales e internacionales. Buscan fortalecer el ámbito del videoarte en la ciudad de Pereira y el Eje Cafetero. Más allá del ejercicio individual, le dan prioridad al contacto humano y a entablar vínculos y puentes entre las ciudades, apoyar y compartir el conocimiento y experiencias que surjan en cada lugar de origen y darle eco en el resto de Colombia. “A veces los jóvenes hacen videos para clase y mueren ahí, la idea es que se democraticen los espacios y se animen a enviarlos a convocatorias y muestras como ejercicios de reflexión y discusión”, dice Andrés Cuartas.

 

 

La Usurpadora Espacio de Arte Independiente (Puerto Colombia)

La Usurpadora es un espacio de arte independiente creado en febrero de 2012 en el municipio de Puerto Colombia, departamento del Atlántico, por María Isabel Rueda y Mario Llanos, con el fin de apoyar y promover a los artistas emergentes de la ciudad. Este proyecto busca salirse de la formalidad de las instituciones para sorprender con la autenticidad de lo espontáneo.

Leinad Pájaro de la Hoz de Barranquilla

 

 

La Decanatura (Bogotá)

La Decanatura está conformada por tres artistas: Elkin Calderón, Federico Daza y Diego Piñeros, quienes hace dos años decidieron apropiarse del nombre de un popular local de ping-pong en la carrera 13 con calle 45. Ellos buscan experimentar con el video y lo audiovisual como una metáfora del arte y el juego del lugar que los vio nacer. Han hecho talleres, seminarios y conversatorios de manera paralela a las exposiciones artísticas y fueron los gestores de la Vuelta a Colombia como un intento de crear puentes entre las ciudades y descentralizar la aparente “movida” experimental de videoarte.

The Trans (Alix Camacho, Juliana Escobar, María Fernanda Ariza, Carlos Guzmán y León Felipe Jiménez) de Bogotá.

 

Si está en Bogotá podrá ver la muestra en el parqueadero de la Gilberto Alzate Avendaño hasta el 13 de diciembre y aquí podrá ver la ruta que seguirá la Vuelta a Colombia. No se pierda la oportunidad de abrir los ojos ante las posibilidades del video y el trabajo de artistas que creen que lo colectivo es la respuesta, el camino y la forma de vivir. 

Compartir con: