“El arte amarrado se muere”

Por: 
En Órbita / @enorbitaweb

 

Vicky Hernández entró al Grupo Escénico Infantil a los cinco años, cuando la televisión llegaba a Colombia, y así comenzó su carrera artística. A los siete años ya hacía televisión al lado del reconocido director Santiago García, tiempo durante el cual su hermana María Isabel Hernández también estuvo dedicada a la actuación. Vicky tiene dos hijos, el actor Juan Sebastián Calero y el músico Mateo Posada. En 1996 dirigió a Ana María Kamper, Jorge Cao y Alejandra Borrero en la obra Compañía. Fue gran amiga de Fanny Mikey y ha sido profesora de arte dramático tanto en Cali como en Bogotá.

Hace aproximadamente dos meses fue noticia por las declaraciones dadas a un popular programa de entrevistas, en las que aparentemente se mostraba desilusionada por haberse dedicado a la actuación; días después Vicky declaró que su testimonio había sido malinterpretado. Recientemente la hemos visto interpretando a doña Fanny en la serie web de comedia Entre panas y pronto hará parte del reparto de la película La ciénaga entre el mar y la tierra, del director Manolo Cruz. La actriz también fue sometida a varias cirugías de columna y una intervención en su hombro, por lo que periódicamente se ha alejado de la actuación.

Para esta nueva entrega de En Órbita, la actriz compartió con nosotros sus impresiones acerca del mundo de ilusión que ha creado la farándula en Colombia debido al cubrimiento estrambótico que los medios le dedican a cualquier tema. Se refirió, además, a la calidad de los contenidos que producen los medios de comunicación más representativos del país y lo que ella considera le hace falta a Señal Colombia para ser mejor. Por último, Vicky Hernández nos habló de los mejores recuerdos que tiene de sus inicios en la televisión, de sus hijos –que según ella no le han hecho caso, afortunadamente– y de la libertad de expresión.

Compartir con: