La vida en tiempos de guerra

Por: 
David Jáuregui Sarmiento / @YDesparchado

 

La guerra, aunque no lo parezca, es un concepto complejo. Los libros de sociología dicen que se trata de un conflicto sociopolítico entre dos o más grupos humanos. Sin embargo, la guerra no se limita a los conflictos bélicos porque, como bien sabemos los seres humanos, también existen guerras personales, conflictos internos que nos asedian y no nos permiten tener una vida plena libre de preocupaciones.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española lo reconoce, aunque de forma escueta: las primeras acepciones se refieren a lo obvio, al enfrentamiento bélico entre bandos; pero tímidamente, más abajo en la página del libro que lo define todo, se refiere a la guerra como una pugna, como la simple oposición entre una cosa y otra.

El arte es la expresión humana que se ha encargado de explorar esas fronteras, en donde la guerra no se limita al dolor de la muerte, al olor del Napalm en la mañana, como decía el Coronel Kilgore en la famosa película de Francis Ford Coppola Apocalipse now. Shakespeare es, tal vez, uno de los referentes más populares; en la primera escena del tercer acto de Hamlet, el diálogo comienza con una de las frases más conocidas de la literatura universal: “Ser o no ser, he aquí la cuestión. ¿Qué es más digno para el espíritu?”. Nada más tortuoso que la aflicción del espíritu, la oposición interna de la especie humana, la pugna entre ser y no ser.

Juan Pablo Hernández, un artista chileno que lleva dándose vueltas por Latinoamérica desde hace algunos años, decidió que el tema de su última exposición sería precisamente ese: la vida en los tiempos de guerra. La exposición es un juego entre el color y lo monocromático, entre esa idea simple de la guerra bélica y la guerra interna del artista.

“Me enteré hasta los 23 años que yo nací zurdo, pero en Chile los colegios ‘normalizan’ los estudiantes y les obligan a escribir con la derecha..., así que decidí conectarme con mi subconsciente y hacer los trazos con mi mano izquierda, que se comunicara con el lienzo, para luego finalizar el trabajo con la derecha”, cuenta Hernández.

“La vida en los tiempos de guerra” explora en ideas simples. Se pregunta cómo vivimos en la modernidad –para algunos posmodernidad– y “hasta qué punto ha llegado la especie humana para concebir, por ejemplo, una pistola hecha de tripas. ¿Qué ha pasado con nosotros para que aceptemos una contradicción así?”, finaliza el artista.

“La vida en tiempos de guerra” estará en la galería Espacio Van Staseghem (Carrera 7ma bis # 124-64) hasta el 24 de enero de 2015. Un buen plan para vacaciones, no se la pierdan.

Compartir con: