Decálogo de la monumentalidad criolla

Por: 
Juan S. Salazar / @juanssalazar - Laura Díaz / @LauDiazMartinez

 

Esta muestra nacional pretende demostrar lo curiosos que somos los colombianos a la hora de erigir nuestros íconos nacionales en forma de monumentos. En la siguiente galería de imágenes, con la colaboración de la comunidad de Culturalia, figuran desde héroes extranjeros que no tuvieron nada que ver con nuestro país hasta estructuras que homenajean al Willys y a la cebolla larga.

Monumento a George Washington (Plazuela de San Diego, Bogotá) 

Este monumento fue inaugurado en 1963 conmemorando la visita a Bogotá, en 1961, de John F. Kennedy. La obra fue financiada por la Cámara Colombo-Americana y por algunos miembros de la American Society de Bogotá. Foto: Juan Salazar.

 

Nicolás Copérnico II

Monumento a Nicolás Copernico (Parque de la Independencia, Bogotá) 

Esta estatua, inaugurada en 1974, fue inicialmente construida en Varsovia por el escultor polaco Tadeusz Lodziana. Luego, fue obsequiada a la ciudad de Bogotá por la República Popular de Polonia. La parte inferior de la obra es distinta al resto porque la totalidad del monumento no llegó al país. Foto: Juan Salazar

 

 

JOSÉ ARTIGAS

Monumento a José Artigas (barrio La Soledad, Bogotá) 

Aunque José Artigas poco o nada tuvo que ver con la Colombia independista, el llamado “Jefe de los Orientales”, prócer mayor del Uruguay, nos saluda en medio de las calles bogotanas. Un “homenaje de Uruguay a Colombia”, como dice la placa. Foto: Cortesía Óscar Cedano.

 

 

Monumento J. E. Gaitán

Monumento a Jorge Eliécer Gaitán (barrio La Perseverancia, Bogotá)

Ante la hegemonía del bronce monocromático en las estatuas, este Jorge Eliécer Gaitán, hecho en cemento, rompe todo paradigma icónico por sus particulares colores vivos. Todos los años, los pobladores del barrio La Perseverancia se reúnen para pintarlo, porque la lluvia y el sol le quitan su color. Foto: Juan Salazar.

 

 

Monumento a la cebolla larga (Luis Alveart)

Monumento a la cebolla junca (Aquitania, Boyacá)

La cebolla junca o cebolla larga es el principal producto que cultivan los campesinos de este municipio. Así que este curioso monumento es un homenaje al vital “herbáceo”.

 

 

Monumento al Willy (Alejandro Serrano)

Monumento al Willys (Caicedonia, Valle del Cauca)

El símbolo de la lucha de la región cafetera dejó las trochas de los cultivos de café y se incrustó en medio de Caicedonia, Valle del Cauca. Este monumento al Willys fue construido a mediados de los años noventa por el Club de Leones del municipio. Foto: Cortesía Alejandro Serrano Durán.

 

 

Monumento al tejo-Sergio Fabra

Monumento al tejo (Turmequé, Boyacá) 

Un homenaje a este municipio boyacense, cuna del tejo en Colombia. Fue construido en 2003 por Omar Santa María usando solo chatarra. Foto: Cortesía “Kinofabara”

 

 

Monumento a los bomberos

Monumento a los bomberos (Bogotá)

Como el David de Miguel Ángel –en sentido “figurativo”–, este  monumento a los bomberos es una orquesta estética que refleja los cuerpos tonificados, los rostros delicados y las “mangueras de drenaje” que decoran las tareas de cada una de estos héroes. Foto: Cortesía Hersson Piratoba.

 

 

Monumento al mohán

Monumento al Mohán (Neiva)

Construido por el maestro Emiro Garzón Correa en el 2002, está ubicado en la entrada del parque Isla en la capital del Huila. Este monumento mezcla lo tradicional de nuestra cultura y nuestros ancestros con el devenir cotidiano. La escultura es además un mirador construido en fibra de vidrio, mármol y materiales sintéticos; y desde allí se puede acceder a una torre para apreciar el paisaje por un valor de mil pesos (o en caso de que usted sea turista, cincuenta centavos de dólar). Foto: Cortesía Edgar H. Navarra.

 

Coloso de Rodas (Luis Alveart)

Monumento al Coloso de Rodas (Tocancipá, Cundinamarca) 

Como guardián de las “Siete maravillas del mundo” en el parque Jaime Duque, a las afueras de Bogotá, reposa el Coloso de Rodas. Un monumento de 32 metros que más bien parece la criolla pareja perdida de la Estatua de la Libertad y no una réplica del Dios griego Helios, construido por Cares de Lindos en el año 292 a.C. Foto: Cortesía Luis Alveart http://www.flickr.com/photos/alveart/