La estética de una papa: Víctor Grippo

Por: 
Andrea Melo / @Andreasemarea7

 

Víctor Grippo es considerado uno de los padres del arte conceptual en América Latina; un argentino que eligió elementos cotidianos y sencillos y los transformó en obras de arte, una resignificación de la costumbre y una oda a la energía. Actualmente, una exposición retrospectiva de su obra se encuentra en el Museo de Arte del Banco de la República de Bogotá e irá hasta el 2 de marzo de 2015.

Víctor Grippo se formó como dibujante y pintor mientras estudiaba química y farmacia en la Universidad de La Plata. Paralelo a sus actividades académicas, expuso en varias galerías sus exploraciones entre la ciencia y el arte, búsquedas que lo llevaron poco después a pertenecer al Grupo de los Trece (Grupo Cayc), organizado por los artistas Jorge Glusberg, Luis F. Benedit, Jacques Bedel, Alfredo Portillos y González Mir, entre otros.

Los alimentos, la mesa, las herramientas de trabajo y los oficios artesanales son algunos de los temas reiterativos de este argentino que encontró la fórmula ideal para que aquellos que nos enfrentamos a su obra sintamos el poder de lo que crece en la tierra. En esta muestra se hace un énfasis en la palabra, con textos escritos por él y anotaciones que acompañan las piezas expuestas.

La retrospectiva Transformación fue curada por Alicia Chillida –Licenciada en historia del arte y magíster en filosofía– y recoge las obras más importantes del artista en una cronología que va desde la década de los setenta hasta el 2001, un año antes de su muerte.

Entre las obras expuestas se encuentran varias de sus piezas más paradigmáticas: Algunos oficios (1976), Construcción de un horno popular para hacer pan (1972), la serie Valijitas (dedicada a Le Corbusier, a Kafka, al albañil, al crítico sagaz), Naturalizar al hombre, humanizar a la naturaleza o Energía vegetal (1977), Vida, muerte, resurrección (1980) y Analogía IV (1972), entre otras.

Tal vez una de las piezas más atractivas de esta muestra es la conformada por unas papas conectadas a unos electrodos y capaces de producir energía para hacer funcionar un reloj digital. La idea es que con el paso de los días, los visitantes a esta exposición puedan darse cuenta del paso del tiempo ya que elementos como las patatas y los fríjoles se irán pudriendo. Una metáfora del trabajo colectivo y la vida, así como de la decadencia y la futilidad con que se remplaza lo que ya no es funcional.

Pero mejor que sea una experta quien le cuente por qué no debe perderse esta muestra. Los dejamos con el audio de la conversación que tuvimos con Alicia Chillida, curadora de Transformación, que repasa cinco décadas del trabajo artístico de Víctor Grippo y que está abierta desde el pasado 28 de noviembre de 2014 e irá hasta el 2 de marzo de 2015 en el Museo de Arte del Banco de la República de Bogotá.

Compartir con: