Los independientes tienen su feria

Por: 
Fernanda Morales / @AcetaminoFer

 

Este proyecto nació hace 7 años en Buenos Aires y se ha expandido a varias ciudades latinoamericanas. Se realizará por cuarta vez en Bogotá durante el 14 y el 15 de junio. La FLIA (Feria del Libro Independiente y Autogestiva) es un espacio para visibilizar proyectos que se han desarrollado sin patrocinio, además está diseñada para crear una red de apoyo entre los independientes.

El evento es completamente autogestionado. Como nos contó Luis Fernando Medina, uno de los organizadores, desde el lugar en el que se va a realizar la feria hasta la elección de los expositores, todo se decide democráticamente. Esta vez se escogió la biblioteca comunitaria del barrio La Perseverancia con el fin de hacer visible un espacio independiente creado por la comunidad de un sitio que ha sido estigmatizado por mucho tiempo. 

De la misma forma eligieron a los expositores. Casi tres meses atrás se abrió una convocatoria que invitaba a proponer diferentes proyectos (artísticos, musicales, literarios, audiovisuales y sociales) para que se ganaran un espacio en la feria. La participación y la entrada son completamente gratuitas.

En este lugar todo tiene cabida, aunque se plantea como una feria del libro, cualquier proyecto autogestionado puede participar. Aquí, el concepto de cultura es muy amplio: no se trata únicamente de la concepción tradicional de los libros, la pintura, la música y el teatro, lo que busca la FLIA es mostrar que todas las expresiones populares son valiosas y también hacen parte de lo que somos.

Otro de los objetivos es que este evento se consolide como un punto de encuentro de escritores, editoriales, artistas y productores de cultura que buscan dar a conocer su trabajo a través de medios alternativos, no solo a través de las grandes editoriales o los canales regulados por el estado.

La invitación es a asistir a la feria de este año, pero además a participar en el futuro para fortalecer la red colaborativa independiente. Cada vez se abren más espacios que albergan proyectos autogestionados y son más las posibilidades de materializar ideas sin patrocinio y con poco presupuesto.

Compartir con: