Lectura colectiva de un cuento que no tiene firma

Por: 
Juan Sebastián Salazar / @juanssalazar

 

En esta creación colectiva traemos, a través de varias voces, el cuento Manifiesta no saber firmar, de la escritora wayúu, Estercilia Simanca. Un pequeño retrato de los abusos de las autoridades de nuestra nación plural, democrática e incluyente.

Ellos llegaron a la ranchería con la mañanita y con las últimas lluvias en sus carros que parecían de cristal, lujosos y nuevos, escribe Estercilia Simanca. Les ofrecieron café, maíz, juguetes y llantas. Van  para “educarlos”, para comprar sus votos o sus hijos, para tocar, besar y prometerles matrimonio a las niñas. Les regalan cédulas para votar por el “candidato”. Les cambian sus nombres y sus apellidos: Tanko Pushaina se llama Tarzán Cotes; Castorila se llama Cosita Rica; Cotiz se llama Alka-Selkser...

Compartir con: