El vientre de una ballena malcriada

Por: 
Juan S. Salazar / @juanssalazar

 
Si Jonás fuera engullido por la ballena que el dramaturgo Fabio Rubiano creó, seguramente no duraría tres días y tres noches en su vientre sin morir.
 
Con tintes bíblicos y un toque de absurdo, la obra de teatro El vientre de la ballena es un reflejo -parcial- de la sociedad colombiana. La violencia, el maltrato infantil, el aborto y el abuso de poder son algunos de los elementos que el director y libretista, Fabio Rubiano, le imprimió a su nueva propuesta artística.
 
En el 2006, la compañía eslovena Mladinsko interpretó El vientre de la ballena en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá “con un gran uso de la tecnología”, dice Rubiano, quien en esa ocasión fue el libretista. Ahora, teniendo a Rubiano como libretista, director y actor, la obra recobra los tintes más íntimos del discurso irónico al mejor estilo de Teatro Petra. Se calcula, según dijo el director, que los cambios dramatúrgicos entre la obra de Eslovenia y la actual están entre un cincuenta y un sesenta por ciento. Una suerte de renovación gástrica para El vientre de la ballena.
 
La obra cuenta con la actuación de actores de gran recorrido como Marcela Valencia, Jacques Toukhmanian y Rosario Jaramillo. Luego de unas presentaciones en Manizales y Medellín, la temporada oficial de la pieza teatral iniciará en Bogotá el 20 de febrero en el Teatro Nacional. El vientre de la ballena albergará a un público que espera sobrevivir -como lo hizo Jonás- al húmedo y oscuro mundo de Teatro Petra.