Los imperdibles nacionales de Rock al Parque 2014

Luis Daniel Vega

 

Lo que en un principio fue una iniciativa pedagógica llevada a cabo en la Sala Oriol Rangel del Planetario Distrital, se convirtió, el 26 de mayo de 1995, en Rock al Parque, un festival al aire libre en el que la administración de Antanas Mockus tomaba el riesgo de permitirle a la juventud trasgredir los límites oficiales de un espacio público e irrumpir con brío en una ciudad que apenas se recuperaba de los bombazos narcotraficantes y el delirio del 5 a 0.

¿En qué momento pasaron veinte años? No lo sé. Aunque tengo 35, sigue siendo extraño tener que decir, con algo de resignación por supuesto, que “algo sucedió hace dos décadas”. Y sin embargo, el recuerdo de esa primera vez permanece intacto en mi memoria. Sobre todo, una mezcla de vértigo y emoción.

Hoy, cuando a muchos de los amigos que me acompañaron en esa aventura se les agotó la gasolina adolescente, viene a mi cabeza la ansiedad que sentí aquel viernes de mayo cuando tomé un destartalado bus en la calle 170, mandé al cuerno las responsabilidades académicas y llegué al Simón Bolívar donde estaban tocando las 1280 Almas. Recuerdo que se me rompieron las gafas en un pogo descomunal y que me sentí culpable pues mis padres, previendo la situación, me habían sugerido que no fuera. Y de todas maneras fui. Y llegué a casa sucio, oliendo a cerveza, con la barriga descuadrada por el efecto de una hamburguesa radioactiva y con los ojos rojos. Y también fui muy feliz.

Veinte años después, como en esa ocasión primordial, iré a gozar de una fiesta. A estas alturas del partido me tienen sin cuidado las discusiones acaloradas y egocéntricas con las que el festival se ha visto empañado en los últimos años. Eso sí, debo decir que de alguna manera considero que Rock al Parque ya cumplió su ciclo. Pero esa es una reflexión que ahora no vale la pena agrandar pues estos veinte años hay que celebrarlos con buena onda y disposición.

Acá van, a manera de invitación, diez recomendados locales que hacen parte tanto de mi biografía sonora como de esa manía por mantenerme enterado de la movida musical en Colombia. Como toda lista de recomendaciones, esta es subjetiva y pasional. Aunque no pido indulgencias, espero que, como alguna vez dijo Brian Jones, “no me juzguen con demasiada severidad”.

 

La Etnnia

Más allá de la árida discusión acerca de los géneros que suscitó la invitación de La Etnnia a Rock al Parque 2014, hay algo que no puede pasar de largo: el combo que formaron Kany, Kaiser, Ata, Buitre, Zebra y Fonxz en 1984 ya es un clásico indiscutible del hip hop capitalino. En la edición conmemorativa del festival, además de montarse al escenario junto a miembros de Morfonia, Alerta y Aterciopelados, estrenarán Historia y leyenda, un vinilo doble que da cuenta de lo mejor de su carrera.

 

 

Meridian Brothers

Luego de la controvertida presentación con Los Pirañas en 2012, Eblis Álvarez vuelve al tablado de Rock al Parque con Meridian Brothers, un grupo que, desafortunadamente, ha tenido más acogida en Europa y Estados Unidos que en Colombia. Buena oportunidad para verlos en Bogotá estrenando el repertorio de Salvadora robot, un disco editado recientemente en Inglaterra por el sello Soundway. ¡Este será, sin duda, el plato más lisérgico de los tres días del festival!

 

 

Catedral

A mediados de los noventa, muchos adolescentes seguíamos con fervor la programación musical de 4 Canales, un programa especializado en rock nacional que se emitía a través de la antigua 99-1 Frecuencia Joven de la Radiodifusora Nacional de Colombia, hoy Señal Radiónica. La cortinilla era Redes rojas, una de las canciones de Catedral, banda emblemática del grunge bogotano. Para los nostálgicos treintañeros, la reunión de Catedral será un nostálgico viaje en el tiempo. ¡Si tocan La hiedra, muchos nos sentiremos justificados y felices!

 

 

Fatso

El grupo liderado por el contrabajista Daniel Restrepo –a quien muchos recuerdan por su participación al lado de Asdrúbal, Seis Peatones y Tekeyé– evoca el viejo sonido sucio de las territory bands de los años treinta, el blues cabaretero de los cincuenta, un tanto a Marc Ribot e, inevitablemente a Tom Waits. Obtuvieron uno de los mejores puntajes en las jornadas clasificatorias al festival. Con ellos, podremos disfrutar un repertorio de canciones que con cierto sarcasmo nostálgico hablan de la calle y mujeres extrañas.

 

 

Edson Velandia

El estilo insolente del piedecuestano Edson Velandia es, sin duda, uno de los referentes de la música colombiana actual. De eso da cuenta la “rasqa”, una suerte de género acuñado por el músico quien hace algo más de una década logró decantar con ingenio y desparpajo algo de chicha peruana, rumba criolla, carranga, rock y jazz. En la celebración de los veinte años de Rock al Parque, Velandia desempolvará el viejo repertorio de Cabuya y La Tigra junto a una gran orquesta.

 

 

Guerra Total

Fundada en el año 2003 por el bajista Demonslaught, Guerrra Total es una insignia del rock duro en la capital por su fuerza en el escenario y sus líricas inspiradas tanto en el imaginario fantástico de Lovecraft como en la extravagancia de los zombies. Dentro del enrevesado catálogo de géneros del metal, ellos no tienen miedo a meterse en el saco de algo denominado speed black metal. Han editado sus discos en I Hate Records y American Line, dos sellos emblemáticos del metal global.

 

 

Flora Caníbal

Este trío está conformado por músicos muy reconocidos en el ambiente del rock bogotano como Mauricio Ledesma, Tana Vallejo y Rodrigo Mancera, estos dos últimos, viejos miembros de Supervelcro, una banda que de alguna manera prefigura el estilo de Flora Caníbal. En Rock al Parque 2014 estrenarán Ectoplasmina, un EP que contiene seis canciones ligadas al dub, el trip hop y electrónica tropical.

 

 

Salidos de la Cripta

Salidos de la Cripta es una banda pionera en la práctica del psychobilly en Colombia; de hecho, su disco Como alma que lleva el diablo puede ser considerado como el primero en el género que se ha editado en el país. Su siniestro sentido del humor los conecta con historias de ultratumba, motocicletas ruidosas, vampiresas y cierto estilo de vida ligado al hedonismo y la vagabundería. ¡Seguramente sus pies se desprenderán del suelo al escuchar en vivo a este trío infernal!

 

 

Danicattack

Conformada tan solo hace dos años, Danicattack es la banda comandada por el cantante Daniel López. Junto a Globos de Aire, Oh´ Laville, Esteman, Pedrina y el Lobo, Juan Pablo Vega y Planes, entre muchos otros, pertenecen a una generación de músicos capitalinos que han reinventado el pop a través de una sofisticada mezcla entre psicodelia y folk. Danicattack es un viaje sonoro lento y sutil.

 

 

Job Saas & the Heart Beat

Justo Barrios, más conocido como Job Saas, es un viejo conocido de la vibrante escena musical que se vive en las islas de San Andrés y Providencia. Junto a Jaime Celis ayudó a conformar en 1982 a Los Rebels, una leyenda del reggae colombiano. Con su banda Heart Beat, además de tocar reggae al mejor estilo setentero, se meten con sabrosura en los terrenos de la soca, el mento y el calipso.