Las letras negras de Arnoldo Palacios

Por: 
Andrea Melo / @Andreasemarea7

 

Arnoldo Palacios es uno de los literatos afrocolombianos más importantes de nuestro país, conocido por su novela testimonio de 1949 Las estrellas son negras. Hoy En Órbita le rinde un homenaje a través de un podcast que viaja por la cultura afro y por los retos de la literatura que no se encuentra en las grandes ciudades del país.

Palacios nació en Cértegui, Chocó, en 1924. A los dos años contrajo poliomelitis, una enfermedad que lo ha obligado a usar muletas desde entonces, aunque al principio solo fueran dos palos de madera de piragua fabricados por su padre, Venancio Palacios.

Su juventud la pasó en Quibdó y posteriormente en Bogotá donde se entregaría a grandes plumas de la literatura mientras estudiaba en el colegio Camilo Torres. Después de eso se dedicó a escribir procurando que sus textos fueran publicados en revistas literarias, pero al ver las dificultades de entrar en el círculo cultural de la capital, decidió escribir una novela, su obra más reconocida, Las estrellas son negras, publicación que no llegó a ver la luz a causa de un incendio en el Bogotazo en 1948.

Con el manuscrito hecho polvo, Arnoldo aprovechó el toque de queda impuesto por las autoridades para reescribir su novela, la misma que hasta ahora le ha merecido un gran reconocimiento a nivel internacional, mientras en Colombia su nombre cae en el anonimato del “escritor independiente”.

Precursor de la novelística de reivindicación social, ha publicado La selva y la lluvia, El duende y la guitarra, leyendas chocoanas y Panorama de la literatura negra, obras que han sido traducidas al italiano y francés.

Hablamos con Alfredo Vanín, escritor y asesor de poblaciones del Ministerio de Cultura, para que nos hablara sobre Arnoldo Palacios y la importancia de impulsar la literatura local en nuestro país. 

Si están interesados en la obra literaria de este escritor chocoano, aquí les dejamos un enlace con la versión completa de su novela Las estrellas son negras, gracias al Ministerio de Cultura.

Compartir con: